AMIGOS DEL BLOG

miércoles, 20 de septiembre de 2017

BAPHOMET: El Dios de la Luz

BAPHOMET: El Dios de la Luz

Baphomet: El Dios de la Luz

Baphomet o Bafomet, es un enigmático ídolo o deidad que encierra un extenso simbolismo y cuyo culto se le atribuye a los Caballeros de la Orden del Temple . Su nombre apareció por primera vez cuando los Templarios fueron enjuiciados, condenados y ejecutados por herejía. Durante el proceso, muchos de los caballeros de la orden fueron sometidos a tortura y confesaron numerosos actos heréticos; entre ellos la adoración a un ídolo de este nombre. Se cree que esta presunta deidad era una cabeza barbada y con pequeños cuernos. Esto explicaría por qué razón los Templarios fueron acusados de herejes tras haber tomado contacto, en Tierra Santa, con los sarracenos y sus creencias. Fuentes aventuradas destacan que esta cabeza (no ya una mera representación, sino una cabeza humana embalsamada) no era otra que la de Juan el Bautista e incluso hay quienes sostienen que correspondería a Jesucristo. Suele relacionarse también el nombre Baphomet con la fusión de dos términos griegos cuyo significado aproximado es el de bautismo de sabiduría. Baphomet era el encargado en el purgatorio de los siete infiernos y de los diferentes demonios de los siete pecados capitales.

Segun el libro de Dan Brown, "El Código da Vinci", a Baphometh también se le relaciona con el "dios pagano de la Fertilidad" o como el libro reza: "En las mesas estadounidenses tradicionales, durante la celebración del día de Acción de Gracias, aún se veían símbolos paganos de la fertilidad, con sus respectivos cuernos. La Cornucopia o «Cuerno de la Abundancia» era un homenaje a la fertilidad de Baphomet y tenía su origen en el mito de Zeus amamantado por una cabra a la que se le rompía un cuerno que, milagrosamente, rebosaba frutas...". A partir de 1.854, con la aparición de "Dogma y Ritual de la Alta Magia", obra del célebre ocultista francés Eliphas Lévi, la figura de Baphomet ha sido, en gran medida, tergiversada. Desde entonces, su vinculación con el macho cabrío de los aquelarres y con Satanás u otros demonios menores, ha sido inevitable. La secta de los Bushen Yale, los Skull & Bones tiene como patrono a Baphomet. La Iglesia de Satán tiene a Bafomet junto con el pentagrama (o estrella de cinco puntas invertida) como su símbolo principal.

Los Caballeros Templarios tuvieron como dios de la Luz a Baphomet, la “cabeza parlante”. El mismo dios de la Luz en varias expresiones (Baphomet, Lucifer…) ha sido importante para los Illuminati de todos los tiempos. Dan Brown, en "Ángeles y Demonios", así lo explica, aunque envuelto en fantasías. Los rosacruces y sus ramas Golden Dawn y Thelema tienen muy en cuenta a Baphomet. Finalmente, la masonería moderna igualmente incorporó e incorpora en sus rituales y enseñanzas, aunque cada vez menos, al dios de la Luz en sus expresiones de Iblis, Baphomet, Lucifer... Recordemos que el general Albert Pike, en uno de los grandes tratados masónicos, "Morals and Dogma of the Ancient and Accepted Scottish Rite of Freemasonry", escribía: “Lucifer, ¡El Portador de la Luz! ¡Extraño y misterioso nombre, dado al Espíritu de las Tinieblas! ¡Lucifer, el Hijo de la mañana! ¿Él es quien lleva la Luz, y con sus resplandores intolerables ciega a las Almas débiles, sensuales o egoístas? ¡No lo dudéis, porque las tradiciones están llenas de revelaciones e Inspiraciones divinas, y la inspiración no es de una edad, ni de un credo. Platón y Filón también estaban inspirados”.

La figura de Baphomet ha estado sujeta en repetidas ocasiones a interpretaciones poco rigurosas. El fallecido Montague Summers, presunto experto en demonología y brujería, derivaba la palabra del término griego Baph Metis, bautismo de Luz. La ocultista Madeline Montalban, fundadora de la Orden de la Estrella de la Mañana, defendía la hipótesis de que el nombre se derivaba de la exótica palabra Bfmaat, que significaba "el Abridor de la Puerta". Y el ocultista francés Eliphas Lévi aseguraba en sus obras que el secreto de tan misterioso nombre se descubría al invertir sus letras. En cualquier caso, siguiendo el excelente dibujo que realizó Eliphas Lévi, encontramos los símbolos que demuestran que Baphomet es, sin duda, el dios de la Luz y la iniciación.

Lévi dibujó a Baphomet con cabeza de cabra, rasgos andróginos y símbolos iniciáticos, sentado sobre un cubo. Entre los cuernos de la entidad dibujó un pentragrama y una antorcha. En su cuerpo añadió unos pechos femeninos y un falo con forma de vara de Hermes, un brazo masculino y otro femenino y una mano hacia arriba y otra mano hacia abajo, señalando una luna creciente y otra menguante. Cada brazo tenía una palabra en latín: solve y coagula. La piedra bruta simboliza al masón en estado bruto, el Aprendiz. El cubo de seis caras (cuadrados) simboliza al masón en estado elevado, el Compañero. El cuadrado, que se relaciona con el cubo, es el símbolo del mundo y de la naturaleza. En él encontramos el nombre de dios en hebreo, YHVH, los cuatro elementos, las cuatro estaciones. Tenemos, pues, a un Baphomet sentado sobre el mundo, el dios de la Creación. La antorcha simboliza la Luz divina y es llevada por aquél que porta la Luz a la humanidad. Baphomet es, por tanto, según la simbología, el dios que porta la Luz. ¿No concuerda esta explicación con la condición de dios de la iniciación de Baphomet?

El pentagrama o estrella de cinco puntas ha sido utilizado desde los albores de la humanidad. Los pitagóricos lo denominaban Pentalfa y algunos iniciados lo vinculan a Sirio, el primer dios que, tal vez, conoció la humanidad. Kenneth Grant, jefe de la OTO (Ordo Templi Orientis u Orden de los Templarios Orientales) y último discípulo de Aleister Crowley, apuntaba que "para los egipcios Sirio fue expresado por el jeroglífico de los dientes y la serpiente, siendo ella la madre primordial que parió a los siete planetas conocidos como los determinadores del tiempo". Se podría añadir que Sirio está representada también por el perro y es la "estrella de la mañana", la estrella que da origen a la Creación. Baphomet, por todo ello, se presenta con un símbolo ligado al primer dios, a la Luz Primordial. El estado derecho del pentagrama simboliza el triunfo del espíritu sobre la materia; el estado inverso, por contra, simboliza lo contrario. El pentagrama de Baphomet aparece en su estado derecho, porque su figura es divina e iniciática, no material como es el caso de Satanás. De hecho, las sectas satánicas actuales utilizan el pentagrama en inversión. El resto de simbología de Baphomet, sin embargo, debe observarse desde el hermetismo y sus siete principios herméticos. Los símbolos de Baphomet se muestran ligados a los siete principios herméticos. Eso prueba una vez más que éste es el dios de la Luz y la iniciación. El hermetismo invita a descubrir todos los misterios del Universo y Baphomet posee su ciencia desvelada en símbolos.

martes, 19 de septiembre de 2017

El Templo de Salomón


Salomón, hijo de David, fue el tercer y último rey de Israel. Heredó de su padre un imperio que se extendió desde la frontera con Egipto hasta el río Éufrates. Su reinado se prolongó por espacio de cuarenta años (entre 970 y 930 a. C.), fue un período de esplendor y gloria para el pueblo de Israel porque en su trono estaba un hombre que era reconocido por su gran sabiduría y conocimiento. Salomón, gracias a su prodigiosa ciencia, amasó incalculables riquezas y logró que le rindieran pleitesía poderosos monarcas.[1] La leyenda lo sitúa como un maestro de la cábala que consagró su mandato a la construcción de grandes proyectos como el gran Templo que lleva su nombre. El primer Templo se construyó hacia el año 960 a. C. sobre un eje longitudinal este-oeste, debió tener forma rectangular en proporción 1:3 con respecto a su frente, el acceso lo enmarcaban dos columnas llamadas Jaquin y Boaz, las mismas que aparecen a la entrada de los templos masónicos hoy en día. Tras la puerta se encontraban tres recintos: vestíbulo, Santo y Santo de los Santos o Sancta Sanctorum. Fue destruido por Nabuconodosor II en 586 a. C., luego en 533 a. C. y bajo el liderazgo de Zorobabel se inicia su reconstrucción. En el año 70 d. C. es destruido por segunda vez por las legiones romanas bajo las órdenes de Tito. Precisamente, el Arco de Tito en Roma recrea su victoria en Judea. En el año 135 d. C. Jerusalén es arrasada nuevamante por el emperador Adriano.

La base del imaginario masónico, arquitectónica y filosóficamente hablando, es la historia de Hiram Abiff y la construcción del Templo de Salomón. La leyenda de Hiram aparece relatada en el Antiguo Testamento en dos libros: I Reyes y II Crónicas. El Templo de Salomón es el modelo de todos los demás templos, que física e imaginariamente, se han construido durante los siglos.[2]

Según I Reyes V 1-6, la historia comienza así:

“Hiram, Rey de Tiro,[3] envió sus servidores a Salomón, porque oyó que había sido ungido rey e lugar de su padre, Hiram siempre había sido amigo de David. Salomón envió a decir a Hiram: “Sabes bien que mi padre David no pudo edificar una Casa al nombre de Yahveh su Dios a causa de las guerras en que sus enemigos le envolvieron hasta que Yahveh los puso bajo la planta de sus pies. Al presente, Yahveh mi Dios me ha concedido paz por todos los lados. No hay adversario ni maldad. Ahora me he propuesto edificar una Casa al Nombre de Yahveh mi Dios según lo que Yahveh dijo a David mi padre: El hijo tuyo que yo colocaré en tu lugar sobre tu trono edificará una Casa a mi Nombre. Así pues, ordena que se talen para mí cedros del Líbano. Mis servidores estarán con tus servidores; te pagaré como salario de tus servidores todo lo que me digas, pues tú sabes que no hay nadie entre nosotros que sepa talar los árboles como los sidonios.”.[4]

Luego se describe detalladamente el proceso de construcción del templo, una vez concluida la obra, el rey Salomón desea instalar dos grandes columnas de bronce, tal como se relata en I Reyes VII 13-15:

“El rey Salomón envió a buscar a Hiram de Tiro; era hijo de una viuda de la tribu de Neftalí, su padre era de Tiro, trabajaba en bronce y estaba lleno de ciencia, pericia y experiencia para realizar todo trabajo en bronce; fue donde el rey Salomón y ejecutó todos sus trabajos. Fundió las dos columnas de bronce; la altura de una columna era de dieciocho codos,[5] un hilo de doce codos media la circunferencia; y lo mismo la segunda columna.”.[6]

En II Crónicas II, 3-14 se encuentra una variación a la historia que describe el primer libro de Reyes sobre Hiram y la construcción del templo:

“Te hago saber que voy a edificar una Casa al Nombre de Yahveh, mi Dios, para consagrársela (…) Envíame, pues, un hombre un hombre diestro en trabajar el oro, la plata, el bronce, el hierro, la púrpura escarlata, el carmesí y la púrpura violeta, y que sepa grabar; estará con los expertos que tengo conmigo en Judá y en Jerusalén, y que mi padre David ya había preparado. (…) Hiram, rey de Tiro, respondió en una carta que envió al rey Salomón: “Te envío pues ahora a Huram Abi,[7] hombre hábil, dotado de inteligencia; es hijo de una danita, y su padre es de Tiro. Sabe trabajar el oro, la plata, el bronce, el hierro, la piedra y la madera; la púrpura escarlata, el lino fino y el carmesí. Sabe hacer también toda clase de grabados y ejecutar cualquier obra que se le proponga, a una con tus artífices y los artífices de mi señor David, tu padre”.[8]

El sacrificio de Hiram representa la dimensión sagrada de los orígenes de la masonería, este relato mítico resalta la integridad moral del masón, que prefiere morir antes que revelar sus secretos. Esta escena es recreada hoy en día en los rituales masónicos para acceder al grado de maestro.[9] A raíz de los relatos bíblicos; muchos intelectuales, historiadores, científicos, humanistas y religiosos se interesaron por estudiarlos a fondo para entenderlos y extraer de allí el mayor conocimiento posible. La lista es importante y numerosa tanto como las interpretaciones que se hicieron del Templo. Entre los estudiosos que dedicaron sus esfuerzos a descifrar sus misterios están el rabino y teólogo judío Maimónides (1135-1204), el teólogo franciscano Nicolás de Lira (1270-1349), el humanista francés François Vatable (1495-1547), el humanista francés Robert Estienne (1503-1559), el humanista español Benito Arias Montano (1527-1598), el jesuita español Juan Bautista Villalpando (1575-1608), el portugués Jacob Juda León (1603-1675), el polémico teólogo protestante Johannes Coccejus (1603-1669), el español Juan Caramuel de Lobkowitz (1606-1682), el arquitecto parisino Claude Perrault (1613-1688), el arquitecto alemán Nikolaus Goldmann (1611-1665), el arquitecto alemán Leonhard Christoph Sturm (1669-1719), el padre Bernard Lamy (1640-1715), el pastor luterano Johannes Lund (1638-1686), el reconocido científico Isaac Newton (1642-1727), el arquitecto inglés y masón John Wood (1704-1754) y el arquitecto e historiador Charles Chipiez (1835- 1901).

De especial relevancia se encuentra la representación de Juan Bautista Villalpando, cuya mayor obra conocida fueros sus tres volúmenes sobre el Templo de Salomón en la visión de Ezequiel y que escribió junto al también jesuita Jerónimo de Prado entre 1594 y 1605. La extensa obra de Villalpando, que puede considerarse como un tratado de arquitectura, fue financiada por el rey Felipe II (1527-1598), mecenas de diversas empresas intelectuales y quien también financió la construcción del famoso Monasterio de El Escorial (1563-1584), obra de Juan de Herrera (1530-1597), arquitecto con el que decía Villalpando, había aprendido geometría y arquitectura. En algún momento se llegó a decir que El Escorial era el segundo Templo de Salomón y que Felipe II era el segundo Salomón. Villalpando afirmaba que al ser el Templo de Salomón una obra diseñada por Dios, el conocimiento del edificio permitiría deducir las reglas de la arquitectura perfecta o “arquitectura revelada” por Dios, que Dios creó el estilo clásico para su Templo de Jerusalén y desde ahí el estilo divino irradió a Grecia y Roma. Esta noción del Templo de Salomón es notoriamente anacrónica a los ojos de los arquitectos modernos, donde el edificio sigue los principios del arquitecto romano Vitruvio: simetría y proporción en la forma pero aparte de eso, un edificio lleno de ventanas en el afán y la necesidad de grandeza de una clase aristocrática y académica que superó cualquier compromiso con la exactitud histórica.[10]René Taylor, que consideraba al edificio de El Escorial producto de una operación mágica, también resaltó el interés manifiesto de Juan de Herrera y Juan Bautista de Toledo por el ocultismo, y por ende, su creación arquitectónica para el monasterio, una obra hermética.[11] En palabras de Joseph Rykwert, El Escorial fue concebido por Felipe II y Herrera como corporeización de un complejo y extenso ejercicio espiritual en el que materializaron su devoción por las enseñanzas del místico, teólogo y filósofo catalán Ramón Llull (1232-1315).[12]

Por otra parte, respecto al masón y miembro de la Royal Society Isaac Newton (1642-1727); el inglés Peter Ackroyd, uno de sus biógrafos, lo describe como un hombre solitario, reservado y celoso de sus conocimientos. Con una fe inquebrantable en su talento y poseedor de un genio ante el cual nadie pudo ser indiferente, al punto de ser considerado como el “mago” que descifró el enigma del universo. Una de sus obsesiones fue precisamente el estudio de las profecías de Daniel y del Apocalipsis de San Juan. En su búsqueda de la verdad eterna, Newton consideró que no había una separación entre ciencia y teología, eran parte de la misma búsqueda y ambas eran el camino hacia Dios. Su estudio por el Antiguo Testamento era tan riguroso que tuvo a mano treinta versiones y traducciones de la Biblia. Aprendió hebreo para estudiar los textos originales de los profetas hasta llegar hacerse un maestro en el tema, así como lo fue en la óptica y la matemática.[13] Hubo un aspecto importante en la fe secreta de Newton, tomó literal las instrucciones de los ángeles a San Juan: “Levántate y mide el templo de Dios” y así lo hizo. A partir de documentos antiguos interpretó las dimensiones del Templo de Salomón. En este sentido, Isaac Newton consideraba a Salomón como “el gran filósofo del mundo”, creía que Salomón se había nutrido de la sabiduría de los antiguos y que en el diseño de su templo había incorporado el patrón del universo.[14] Newton tenía la visión de una Iglesia primitiva fundada por los hijos de Noé, que habría sido luego transmitida por Abraham, Isaac y Moisés. Una religión que habría pasado de los patriarcas hebreos a los israelitas y por medio de Pitágoras a los griegos y egipcios. Una Iglesia cuyos principios eran simplemente amar a Dios y al prójimo.[15] En la navidad de 1725, dos años antes de su muerte, Newton le mostró a William Stukeley su dibujo del Templo de Salomón y dijo:

“el Divino imprimió su plan misterioso de las cosas futuras en las escenas del templo judío y del culto”.[16]

En cuanto a la destrucción del Templo de Salomón, el historiador judío fariseo Flavio Josefo (37d.C.-101d.C.) consideraba que la destrucción de la más grande maravilla de la nación judaica fue un resultado poco menos que casual de la guerra contra los romanos, donde nadie, ni siquiera el emperador, pudo detener la furia de la soldadesca,[17] el escritor describió entonces de esta manera lo que sucedió en el año 70:

“Aquí, entonces, un soldado, sin aguardar que alguno se lo mandase, y sin vergüenza de tal hecho, antes movido, parece, de furor e ímpetu… fue animado por uno de sus camaradas, y tomando el fuego… echóle a una ventana de oro, por donde había entrada y paso a otras partes del templo, hacia la parte de septentrión. Levantándose la llama, levantóse con ella un llanto y clamoreo dignos ciertamente de tal destrucción y ruina”.[18]

Iniciando el siglo IV los peregrinos judíos contemplaban una roca desnuda sobre la cual se lamentaban y se rasgaban las vestiduras. El futuro de Jerusalén se eclipsó durante siglos, la resplandeciente capital del antiguo imperio salomónico se redujo escasamente a una provincia. Juan Antonio Ramírez relata así sus impresiones acerca de este acontecimiento:

“Pero su importancia simbólica se incrementó bruscamente tras la conquista musulmana (638 d.C.) y la construcción, en la explanada del Templo, de la cúpula de la Roca. Esta singular mezquita, de planta octogonal, fue levantada por artistas bizantinos en los años 691 y 692. Su forma centralizada se explica por ser un gigantesco relicario que encierra la roca sobre la cual Abraham habría estado a punto de sacrificar a su hijo, y desde la que Mahoma ascendió al cielo”.[19]

En la opinión de René Taylor, la creación del Templo tuvo que ser perfecta debido a su augusto origen. Esta perfección estaba representada en tres niveles distintos: el primero y más importante, el orden teológico; el segundo, el orden cosmológico y el tercero, el orden arquitectónico.[20] Por otra parte, Alberto Pérez-Gómez comenta que el gran interés de los arquitectos en el Templo como arquetipo de edificio, había surgido desde finales del siglo XVI, cuando el sincretismo renacentista comenzó a cuestionarse sobre las síntesis grecorromanas y las tradiciones judeocristianas, que en su opinión, había que justificar racionalmente.[21] Finalmente, Joseph Fort Newton opinaba que el Templo no era sino una visión de la Casa de la Doctrina, ese Hogar del Alma, que, a pesar de ser invisible, está construyendo el hombre en el infinito correr de los tiempos.[22]

[1] YÁÑEZ Solana, Manuel (2005) Salomón : Grandes biografías. Edimat libros. Madrid, España p.6.
[2] GOLDHILL, Simon (2004), The Temple of Jerusalem. Harvard University Press : Cambridge, Massachusetts p.19.
[3] Actual Líbano.
[4] BIBLIA DE JERUSALÉN (1975) I Reyes V 1-6. Alianza Editorial : Bilbao, España.
[5] El codo es una antigua unidad de medida de longitud cercana a los 0,50 m. Variaba de una cultura a otra o de un país a otro según su uso.
[6] BIBLIA DE JERUSALÉN (1975) I Reyes VII 13-15. Alianza Editorial : Bilbao, España.
[7] La aparición de Hiram y Huram en algunos pasajes de la Biblia crea confusión, por una parte da la impresión de que eran la misma persona, pero por otra, de que no, sobre todo cuando el uno envía al otro donde Salomón.
[8] BIBLIA DE JERUSALÉN (1975) II Crónicas 3-14. Alianza Editorial : Bilbao, España.
[9] LENOIR, Op. Cit., p.136.
[10] GOLDHILL, Op. Cit., p.125.
[11] TAYLOR, René (2000) Arquitectura y magia : Consideraciones sobre la idea de El Escorial. SIRUELA, Madrid p.47.
[12] RYKWERT, Op. Cit., p.150.
[13] ACKROYD, Op. Cit., p.64.
[14] Ibid., pp.66-67.
[15] Ibid., p.169.
[16] Ibid., p.168.
[17] RAMÍREZ y TAYLOR, Op. Cit., p.3.
[18] FLAVIO JOSEFO (1972) Guerra de los judíos y destrucción del templo y ciudad de Jerusalén, libro VII, X, traducción de Juan Martín Cordero, Ed. Iberia, Madrid 1972, vol II, p.182.
[19] RAMÍREZ y TAYLOR, Op. Cit., p.3.
[20] Ibid., p.172.
[21] PÉREZ-GÓMEZ, Alberto (1983) Architecture and the crisis of the Modern Science. The MIT Press. Cambridge, Massachusets p.126.
[22] NEWTON, Joseph Fort (1976) Los Arquitectos. Traducción de Salvador Valera Aparicio. Editorial Diana S.A. México D.F., p.15.
http://juancarlosalvarezmolina.blogspot.pe/2015/04/el-templo-de-salomon.html?view=flipcard

lunes, 18 de septiembre de 2017

Retales de Masoneria Nº 75 - Septiembre 2017

Retales de Masoneria Nº 75 - Septiembre 2017


Contenido
Las columnas masónicas y la leyenda de Hiram (2 de 2)
La Orden Real de Heredom de Kilwinning 
¿El mandil debe usarse por fuera o por dentro de la chaqueta?
Leyendas perdidas de la masonería: ¿Noé o Hiram?
La Masonería conmemora 300 años
Historia de la masonería 
Relaciones interpersonales en la francmasonerìa
O Exodo motejado (6 de 11) (V.O.)
Sublime prince du royal secret (V.O.)
A fruta de Adão e Eva e a serpente diabólica (V.O.)
Os chifres sagrados de Moisés, de Michelangelo (V.O.) 
...y nuestras secciones fijas de libro del mes y demás.


Enlaces para lectura o descarga web



Mas enlaces en nuestro blog oficial:

EL PADRE DE LA MASONERÍA ESPECULATIVA MODERNA.

Resultado de imagen para John Theophilus Desaguliers

EL PADRE DE LA MASONERÍA ESPECULATIVA MODERNA.

Rev. Dr. John Theophilus Desaguliers (1683-1744).
Hugonote, Fellow de la Royal Society y Tercer Gran Maestre.

Título original: The father of Modern Speculative masonry: Rev. Dr. John Theophillus Desaguliers (1683-1744), Huguenot, Fellow of The Royal Society & Third Grand Master.

Presented to the Hunter Valley College of the Societas Rosicruciana in Scotia By R.W. Fr. Philip Carter. 2006.

Esta noche, brevemente examinaremos la creación de la Francmasonería que conocemos, especialmente a su principal fundador, “el padre de la moderna masonería especulativa”, el Reverendo Dr. John Theophilus Desaguliers.

Al hacerlo, llegaremos a la conclusión de que en lugar de revivir fielmente los secretos y misterios de los masones medievales y operativos, Desaguliers y sus asociados crearon una institución nueva (con algunos elementos antiguos, reales o imaginados que, con todo, eran bastante diferentes de los empleados por los Operativos).

En esta nueva institución, se las ingeniaron para injertar a cuatro o más logias de Londres que aún perpetuaban algunas costumbres remanentes y usos de los artesanos masones de la piedra.

La primer Gran Logia se estableció en 1717. En el primer año, el Gran Maestre inaugural Anthony Sayer, no hizo otra cosa que calentar su asiento; el año siguiente, el segundo Gran Maestre, George Payne probó ser competente aunque no un destacado administrador, hasta que en 1719 cuando la Gran Logia languidecía, fue revivida por el liderazgo de John Theophilus Desaguliers luego de ser electo como tercer Gran Maestre.

Su extraordinaria visión transformó lo que había sido poco mas que una combinación convivial de clubes de bebedores, en una institución noble y a la moda, eminentemente preparada para la aparición del siglo de las Luces.

Todos los Grandes Maestres subsiguientes fueron patronos más o menos nominales, de nacimiento aristocrático o real, cuyos trabajos de rutina con frecuencia se depositaban en el Diputado (una posición que ocupó luego Desaguliers por tres veces).

Desaguliers es unánimemente considerado como el creador de la primera Gran Logia.

En su Cyclopaedia( p.154), Kenneth Mackenzie nos dice: por su ardor despertó las energías de los masones de su tiempo, y después de las conferencias preliminares con el anciano Christopher Wren (quizás apócrifas), logró reunir a cuatro logias de Londres en 1717, cuando la Gran Logia quedó constituida…. Bajo el Dr. Desaguliers, el Oficio rápidamente creció en fortaleza, número, respetabilidad e influencia, muchos nobles tomaron parte en las ceremonias y subsiguientemente oficiaron como oficiales.

Otro punto en el cual el Dr. Desaguliers tuvo mucho interés fue la colección de documentos anteriores concernientes al oficio y se le debe a él la preservación de los “Cargos de un Francmasón” y la preparación de los Reglamentos Generales.

En sus Constituciones de 1723, James Anderson da el crédito a su mentor, de haberle asistido en el trabajo, probablemente exagerando el rol de Desaguliers para dar lustre a lo que esencialmente era obra del propio Anderson, aunque este se apartó mucho de los escritos de su producción inicial y así se ganó la aprobación de la Gran Logia.

Refiriéndonos otra vez a la Cyclopaedia de Mackenzie hallamos (pp. 154, 5):

Después de retirarse del cargo en 1720, él (Desaguliers) fue nominado por tres veces como Diputado Gran Maestre, en 1723, 1724 y 1725, y ante todo fundó el esquema de caridad que ahora se conoce como Fondo de Benevolencia.

Durante este período visitó las logias operativas de Edimburgo.

Luego viajó a Holanda y fue Maestro de una logia especialmente reunida para iniciar al Duque de Lorena, más tarde Gran Duque de Toscana y Emperador de Alemania, en 1731.

También inició al príncipe de Gales en Kew en una logia especial formada para ese propósito.

A través de la fuerza de su propia personalidad atrajo a su nueva institución a los hombres importantes de Inglaterra, la realeza, los nobles, la elite, las grandes mentes.

Debido a la pureza de sus principios y a la importancia de esos primeros líderes reunidos por Desaguliers, la francmasonería desde esos días es una cosa viviente, pulsando con lo mejor que se encuentra en cada hombre.

Sin embargo, tales encendidos tributos deben reconocer una pausa, cuando por una parte hallamos francmasones orgullosos de sus tradiciones “de tiempo inmemorial”, en tanto que por otra, algunos como Main al hablar de Desaguliers y la francmasonería dicen literalmente:

“Él fue quien escribió la mayor parte de sus rituales”.

Y, en el relato de Mackey (Encyclopedia, p. 241):

El Dr. Oliver enLos Peculiares Principios del Oficio”, dice:

“su actuación (Desaguliers) podría haber contribuir al beneficio de toda la comunidad, si hubiera podido ser redirigida al canal desde el cual se había apartado por la jubilación de Sir Christopher Wren”

Podemos suponer que Desaguliers trataba de redirigirlos a un canal enteramente nuevo (la influencia de Wren es dudosa y probablemente se invoca para legitimar a las innovaciones de Desaguliers)

En el Ritual of Operative Freemasons (Carr), quedamos asombrados por la falta de similitud entre el sistema de guildas de Londres de siete grados y los actuales tres grados de la masonería simbólica.

La palabra de cada uno de los dos primeros grados es enteramente distinta (no simplemente transpuesta como sucedió después) a la que se emplea en la masonería moderna especulativa y los pilares que son tan prominentes en los grados especulativos tienen un significado muy diferente entre los operativos.

Mas aun, hablamos de que entre los francmasones especulativos no hay registros de un Tercer Grado, ni de la leyenda Hirámica (Jones, pp. 303-322) hasta cerca de 1726 que, cuando aparece, no se asemeja a nada de lo practicado entre los stone masons operativos.

¿Qué tenía en mente Desaguliers al crear la francmasonería que nos es familiar, como para asombrarnos?

El asombro inevitablemente nos lleva a considerar al hombre.

Desaguliers fue un renombrado científico, el amigo íntimo de Sir Isaac Newton (presidente de la Royal Society desde 1703 hasta su muerte en 1727) y Desaguliers mismo un Fellow (Compañero) de la Sociedad.

Tal influencia se refleja en los rituales de la francmasonería, con el énfasis en los “Misterios Ocultos de la Naturaleza y la Ciencia”, las “Siete Artes Liberales y Ciencias” y su prédica por un “avance diario en el conocimiento masónico”, y como Hamill y Gilbert nos dicen:

“Parece haber escasas dudas de que la cantidad de Fellows de la Royal Society que llegaron a ser francmasones fueron debido a la influencia del ejemplo de Desaguliers, y seguramente no fue por accidente que al menos 12 de los Grandes Maestres eran Fellows de esa Royal Society, durante los 20 años que siguieron a Desaguliers.

En realidad, la idea de que la francmasonería especulativa fue el producto de la Royal Society es una de las mas plausibles teorías de los orígenes de la francmasonería (p.e. Historia de Mackey, pp. 301-314). Sin embargo, a pesar de la prevalencia a la moda del rosacrucianismo en el principio del siglo XVIII, cuando la alquimia se consideraba una ciencia y la influencia que ese rosacrucismo pudiera haber ejercido tanto sobre la Royal Society y la francmasonería, la conexión última y directa entre las dos parece estar ausente por un motivo destacable:

en tanto que los aspectos prácticos de la stone masonry de los operativos pudiera haber hecho surgir algun interés entre los miembros de la Royal Society, hay muy poco acerca de la masonería especulativa como para explicar porqué ellos, como entusiastas de la ciencia desearían haberse involucrado en su creación.

Yo sugiero que sus comunes orígenes deberían ser rastreados hasta el rosacrucismo (como un cuerpo de pensamiento antes que una identidad física).

Volviendo a Desaguliers, hallamos otro aspecto del hombre que da lugar a una nueva teoría a considerar.

Era un hugonote. Cuando Desaguliers tenía dos años de edad, su Reverendo padre lo pasó a Inglaterra dentro de un tonel de vino para escapar de la persecución en Francia.

Todos los clérigos protestantes fueron obligados a abandonar Francia, en tanto que a otros protestantes se les exigíó permanecer (muchos escaparon). En Inglaterra, Desaguliers también llegó a ser un clérigo protestante (aunque un ministro anglicano).

Un número desproporcionado de Hugonotes eran artesanos y debido a los prejuicios religiosos eran bienvenidos en la mayoría de los países donde buscaban refugio. Y otro desproporcionado número de hugonotes eran entusiastas científicos.

De la Academia Real de Ciencias de Francia se puede leer (Instituto y Museo de Historia de la Ciencia): “La Academia declinó después de la Revocación del Edicto de Nantes (1685) cuando muchos Hugonotes científicos abandonaron Francia”.

No es sorprendente entonces que la Royal Society de Londres pronto floreciera atrayendo ese desproporcionado número de Hugonotes miembros, tales como Desaguliers (Cryer, pp. 156-7).

Yo sugiero que es aquí, entre los Hugonotes e ilustrados protestantes, que el grano de verdad en la teoría de los orígenes de la Royal Society y la masonería puede ser encontrada.

Margaret Kilner, hablando de la capilla hugonote de Leicester Square, nos dice:

Adjunto a la capilla se hallaba la residencia de Sir Isaac Newton (1642-1727) más conocido como el científico más grande de su época…. Parece que su proximidad a la capilla le habilitó a ofrecer la planta baja de su residencia como un lugar de culto para los refugiados franceses. Muchos Hugonotes rezaban allí”

En una publicación titulada “Hugonotes francmasones”, presentada a la “Huguenot Lodge” de Londres, el Rev. Neville Barrer Cryer dijo (p. 154):

“…. No menos de un cuarto de todos los nombres registrados de los Stewards de la Gran Logia son reconocibles en su origen hugonote- pero ¿qué de aquellos cuyos nombres prontamente fueron anglicanizados?

Los Hugonotes siguen las doctrinas de Juan Calvino. Los calvinistas de habla inglesa tales como los Hugonotes y Valones emigrados a Inglaterra, los Escoceses Covenantarios, los Ingleses Puritanos, etc, entusiastamente se adherían a la Biblia de Ginebra, aún después que se impusiera el uso de la versión autorizada del Rey James.

En otra publicación, Cryer prueba que el V.L.S. en uso en la primera Gran Logia era una Biblia de Ginebra.

Incidentalmente, el lazo entre los Hugonotes y los Covenantarios era especialmente sólido debido a la “Auld Alliance” (Antigua Alianza) entre franceses y escoceses, contra su común enemigo, el inglés.

En las secuelas de la Reforma y especialmente en el contexto de las persecuciones de los Hugonotes (p.e. la masacre del Día de San Bartolomé) ese aspecto de la vida de Desaguliers puede haber sido influenciada por la insistencia en la tolerancia, especialmente en asuntos de religión, como presentada en la Primera Gran Logia.

En esta coyuntura, pienso que hay que mantener en mente que los temas comunes entre Protestantes, incluían las traducciones de la Biblia al lenguaje vernáculo y la restauración de los misterios de la iglesia primitiva (p.ej. Gnosticismo) acusando a Roma haberlos despreciado. Las traducciones de la Biblia ahora estaban disponibles, peró ¿qué de los misterios?

Las iglesias protestantes y sus ceremoniales son, en todo, aun más austeras que las de los católicos.

Por los misterios, yo sugiero que se necesita estudiar al rosacrucismo como un brazo mas o menos separado de la Reforma.

Ahora nos volcaremos hacia el protegido de Desaguliers, el Rev. Dr. James Anderson (1648-1746), el creador de las Constituciones de la Francmasonería. Su fama ha probado ser muy duradera entre los francmasones y podemos sorprendernos al hallar que no fue un clérigo ortodoxo sino un miembro de la Iglesia Escocesa Reformada, presbiteriana, que tenía sus raíces calvinistas y covenantarias.

Mas aún, “… él, aunque ministro presbiteriano, se hizo cargo de la concesión de una capilla en Swallow Street, Piccadilly, perteneciente a una congregación de protestantes franceses…” (hugonotes; Clegg, v.1,p.77), donde el padre de Desaguliers había sido Pastor (Cryers, p.158) y algunos han señalado que sus Constituciones son el producto de haber seguido el ejemplo de su amigo y mentor, Desaguliers al fabricar la francmasonería especulativa moderna.

También a esa luz, puede reflejarse la exasperación expresada por los masones británicos pretendidamente leales, ante la proliferación de grados en  Francia, frente a “su” supuestamente “básico”, “puro“ e “inalterable” oficio, cruzando el canal.

Puede verse que la francmasonería especulativa, aunque originada en Inglaterra, tuvo una influencia francesa desde su concepción y quizás el francés simplemente reconociera la institución por lo que fue y rectamente la interpretara, desarrollada y posteriormente desenvuelta en alegorías y símbolos.

Finalmente, si sugerimos que los franceses reconocieron la institución por lo que fue, naturalmente que nos preguntamos “¿Qué cosa fue?”

La respuesta que sugiero tiene que ver con los calvinistas que entusiastamente traducían la Biblia a la lengua vernácula y que se encontraron ante un conflicto entre sus ideales farisaicos y sus prejuicios; y con sus ideas acerca de un Cristianismo primitivo” y el en el medio el legado de las llamadasherejías” en Europa.



REFERENCIAS

Carr, Thomas, n.d., ‘The Ritual of the Operative Freemasons’, in Martin’s, British Masonic Miscellany, v.11
Clegg, Robert I., 1946, Mackey’s Revised Encyclopedia of Freemasonry, The Masonic History Company, Chicago
Cryer, Neville Barker, 1995, ‘The Geneva Bible and its Contribution to the Development of English Ritual,’ in A Masonic Panorama, Selected Papers of the Reverend Neville Barker Cryer, Australian Masonic Research Council, Melbourne
Cryer, Neville Barker, 1995, ‘Huguenot Freemasons,’ in A Masonic Panorama, Selected Papers of the Reverend Neville Barker Cryer, Australian Masonic Research Council, Melbourne
Hamill, John and Gilbert, Robert, 1992, The First Grand Lodge, (excerpt) http://www.mastermason.com/3rdnorthern/MasonicHistoryfiles/firstgl.htm Jones, Bernard E., 1956 (1st 1950) Freemasons’ Guide and Compendium, New and Revised Edition, Harrap, London Kilner, Margaret K., n.d., The Huguenot Heritage, http://www.ensignmessage.com/archives/hugher.html
Mackenzie, Kenneth, 1987 (1st 1877), The Royal Masonic Cyclopaedia, Aquarian Press, Wellingborough, Northamptonshire
Mackey, Albert Gallatin, 1917 (org. 1874), Encyclopedia of Freemasonry and its Kindred Sciences Comprising the Whole Range of Arts, Sciences and Literature as Connected with the Institution, McClure Publishing, Philadelphia Mackey, Albert Gallatin, 1996, The History of Freemasonry, Gramercy Books, Avenel, New Jersey
Maine, George E., 1939, Desaguliers and the March of Militant Masonry, from: http://web.mit.edu/afs/athena.mit.edu/us....says/desag.html
Piatigorsky, Alexander, 1999, (1st 1997), Freemasonry: The Study of a Phenomenon, The Harvill Press, London
Times, The, 1961, The Royal Society Tercentenary, The Times Publishing Co., London
Waite, Arthur, n.d., A New Encyclopædia of Freemasonry, (new & revised edition), Rider & Co., London
---------------------------------------------------------------
[1] Utilizado tanto en construcción de edificios, (en especial la de los templos), como alegorías de la auto-mejora. 
[2] Estos jornaleros Lodges había separado presumiblemente de Cofradías, que llevó a cabo los cinco grados Operativos allá de los del Aprendiz y Journeyman o Compañero. Según la Encyclopædia Britannica (1962, v.10, p.966): En el siglo 14 los jornaleros o pequeños terratenientes comenzaron a establecer fraternidades en defensa de sus derechos. La formación de estas sociedades marca una fisura en las filas de alguna clase particular de los artesanos - un conflicto entre los empresarios, o maestros artesanos y obreros. Los jornaleros se combinaron para proteger sus intereses especiales, en particular respecto a las horas de trabajo y las tasas de los salarios, y pelearon con los amos sobre la cuestión laboral en todos sus aspectos. La lucha resultante de los cuerpos organizados de maestros y oficiales fue generalizado en toda Europa occidental, pero era más prominente en Alemania que en Francia o Inglaterra. Este conflicto fue de hecho uno de los principales rasgos de la vida industrial alemana en el siglo 15. En Inglaterra las fraternidades de jornaleros, después de luchar durante un rato por la independencia completa, parecen haber caído bajo la supervisión y control de los gremios de los maestros; en otras palabras, se convirtieron en órganos subsidiarios o afiliados de las fraternidades de artesanía mayores.
[3] Por el contrario, según Gould... No hay una pizca de evidencia de que Payne, Desaguliers y Anderson ...tomaron parte en la formación de la Gran Logia en 1717 ...aunque los tres tenían una participación en la compilación del Primer Libro de Constituciones(Piatigorsky, p.55; Gould, 1903, p.286) 
[4] Mackenzie también nosotros (p.155) dice: Sus últimos años fueron empañadas por la adversidad e incluso por ataques de locura. Sus excelentes conexiones le habían dado fama pero no hay pan; sus esfuerzos no afectadas para ayudar, instruir, y beneficiar a sus semejantes se reunieron sin retorno; y Desaguliers murió en la miseria, la oscuridad y, oscuridad mental, después de una lucha inútil con el mundo y sus caminos.

[5] Wren había sido Presidente de la Sociedad Real (tiempos, p.29), una institución se menciona a continuación. [6] La Royal Society de Londres para mejorar el conocimiento natural arted en 1662 y c.1645 origen.

Tomado de: The Quarry Masonic Forum:

Revista Dialogo Entre Masones Enero 2015