AMIGOS DEL BLOG

miércoles, 28 de junio de 2017

El Triangular, Un Testamento Incompleto.

El Triangular, Un Testamento Incompleto.
.Manuel Lino Vallejo

Por el nombre que se presenta como tema se puede pensar que existe alguna incongruencia, pero no es así, recordemos la ceremonia de iniciación pero específicamente la estancia en la cámara de reflexión, que dura aproximadamente 15 ó 20 minutos, entre lo que se da respuesta a las interrogantes y se redacta un testamento que no queda concluido por que se nos acaban las palabras y es que no esperábamos una cosa así a la hora de acudir a la reunión a la que amablemente fuimos invitados para incorporarnos a las filas masónicas, pero porqué se nos acaban los argumentos, será acaso por que sabemos que la muerte existe pero que falta mucho para que nos alcance o por que creemos que solo con enviar a nuestros hijos a los centros escolares de tal o cual nivel en donde están a punto de culminar su formación ya cumplimos o estamos cumpliendo con el sagrado deber de formarlos, hemos hecho acaso hincapié en su formación espiritual, recordemos lo que nos marca uno de los puntos del código moral masónico que dice “enseña a tus hijos buenos principios antes que bellas maneras, que te deban una doctrina esclarecida mejor que una frívola elegancia. Que sean mejor hombres honrados que hombres hábiles”. O será que ya olvidamos el otro punto de ese mismo código que dice “Si el G.'.A.'.D.'.U.'. te da un hijo, dale gracias; pero tiembla por el deposito que te confía, porque en lo adelante, tú serás para ese niño la imagen de la divinidad. Haz que hasta los diez años te tema, hasta los veinte te ame y hasta la muerte te respete. Hasta los diez años se su maestro, hasta los veinte su padre y hasta la muerte su amigo”. 

Si mis QQ.'. hermanos, así llevemos diez, quince o más años incorporados a esta antigua y honrosa institución, todavía no hemos salido de la cámara de reflexión, seguimos sentados frente a la mesa triangular tratando de estructurar, redactar, armar o reconocer ese testamento, que se nos pide y que concluye la prueba de la cámara de reflexión, recordemos que al salir de esta no sabemos que sigue pero al pasar por ella estamos en vías de preparación para la nueva vida espíritu a la cual se tiene que renacer. 

Para el hombre profano es indispensable morir para nacer como iniciado, su testamento es el llamado de el mismo para convertirse en su ejecutor, una vez que ha abandonado ese espacio tendrá en la mano un programa de vida que deberá realizar con una comprensión más luminosa de sus relaciones con todas las cosas. Lo que lo llevara al cumplimiento de deberes relacionados con el principio de vida, otro más para con él mismo y finalmente para con los demás que le rodean.

Cuestionémonos hemos hecho el esfuerzo suficiente para estar en ese nivel espiritual o andamos lejos por que nos ha ganado la vida profana llena de tentaciones, ocupaciones, malos hábitos, vicios, conveniencias, regresemos nuestros ojos a ese triangular una y otra vez, a la hora de emprender una acción y veamos si nos ajustamos o respondemos a la serie de preguntas que brotan de el, será que estamos cumpliendo con nuestros deberes o es más fácil ignorarlos, como hombres comunes y corrientes esto esta permitido, pero como miembros de una logia eso es más que imposible.

El masón conoce la condición humana, sabe lo que es bueno y lo que es malo, tiene la capacidad de pensar y discurrir, de creer o no creer, fundado en el conocimiento de causa y obrar según díctela razón y no los otros. Porque el ingreso a esta institución no permite titubeos, ni olvidar las enseñanzas acumuladas en diferentes partes del mundo a lo largo de miles de años por que no han perdido su vigencia, hoy las encontramos en la liturgia y demás bibliografía, así que si ya las leímos y las pasamos por el filtro de la razón apliquémoslas en bien general de la orden, la humanidad y este respetable taller en particular. 

A manera de resumen recordemos siempre nuestros triples deberes y las palabras del V.'.M.'.cuando dice “el que quiera contarse en nuestro número, debe antes morir para los vicios, los errores, y las preocupaciones vulgares y renacer a la virtud, al honor y a la sabiduría. Así mismo debemos tener presentes las palabras con las que cierra la ceremonia de iniciación “acabáis de entrar en el número de los masones y nos ayudareis a levantar el inmenso edificio de la ciencia, la virtud y la fraternidad”. 

http://piedrabruta.blogspot.pe/search/label/Trazados

No hay comentarios:

Publicar un comentario