AMIGOS DEL BLOG

lunes, 13 de marzo de 2017

La Masonería Universal, ¿Es Teista o Deista?.

La Masonería Universal, ¿Es Teista o Deista?.

Fernando Edmundo del Cármen Laredo Cárter


Hace algunos días leía una biografía de George Washington en Wikipedia, donde se resumía en forma magistral la vida del primer Presidente de los Estados Unidos de Nortamérica, y se destacaba su activa participación en la masonería yanki de aquellos años, y mostraba fotos de un famoso cuadro en que sale con un mandíl masónico a las puertas del templo de la sabiduría, con los pies en escuadra y una llana de cemento en la mano derecha. Pero a pesar de lo completo de ese resúmen biográfico se deslizaba entre líneas un grave error conceptual teológico.

Se afirmaba en dicho artículo, varias veces, que aquel ilustre y poderoso hermano era un seguidor de las doctrinas del Deismo, que era un Deista. Pero parece que el redactor del artículo en cuestión no tenía claro que es ser Deista, a diferencia de un Teista. Es cierto que algunas logias masónicas, en particular en Chile, en Mexico y en Francia, se auto califican de Deistas, pero en el 90 % de las logias del mundo anglosajón sus creencias se califican de Teistas.

Vamos a explicar la diferencia y después vamos a aplicar esas definiciones al caso de George Washington. Un Deista es un creyente-librepensador que considera que Dios es un ser que creó en universo, pero que no se interesa en la historia del hombre, ni en lo colectivo ni en lo individual. Es un Dios indiferente al destino de la humanidad, pues simplemente echó a andar el mecanismo cósmico y basta. Solo contempla el universo, desde su empíreo por encima del tiempo y del espacio, como un ser trascendenmte, pero no es un Dios providente ni inmanente al mundo y a la historia del hombre.

El pensamiento de un deista es semejante a la posición teológica de un notable personaje como Albert Einstein, o la de los enciclopedistas franceses del siglo 18, que es el mismo siglo de nuestro ejemplar gobernante norteamericano, que motiva esta columna.

Por añadidura un Deista no cree en la inspiración divina de los libros sagrados de cualquier religión, y tampoco hace oraciones al ser supremo, pues es imposible que le escuche y que intervenga en su vida, ya que sólamente Dios es el mero gestor de las leyes del cosmos, como una razón impersonal de la existencia. Tampoco cree en avatares, en profetas de Dios, ni en intermediarios angélicos entre Dios y los hombres.

En cambio, un Teista es un creyente que considera que Dios, además de ser un creador y ordenador del cosmos, es un Dios providente, que dirije la historia hacia algún fin, aunque sea muy lejano, un Dios misericordioso que escucha a los seres humanos en sus plegarias, y se hace inmanente al mundo, un Dios presente en la vida de cada uno y de los pueblos, aunque desde luego, invisible a la mayoría de los humanos, excepto a los profetas videntes. Un teista cree en los ángeles, o en enviados de Dios, que hacen la función de puentes entre el Ser Absoluto y los seres contingentes racionales, para darles a conocer su Voluntad y propósitos, o la misión de cada uno.

A diferencia del Deista, que no participa en ninguna iglesia, el Teista participa de alguna congración religiosa específica, y cree que Dios puede ayudarlo a él o a su país en el camino azaroso o doloroso de la existencia terrenal.

Hecha estas aclaraciones, nosotros afirmamos que, de acuerdo con los datos de aquella biografía de Washington en la Wikipedia, es un masón teista, como lo son la gran mayoría de los masones del mundo anglosajón y de los masones latinoamericanos, que en su gran mayoría han sido formado por la iglesia católica, entidad teista, como también lo son quienes han sido formados en iglesias evangélicas.

Es un Teista, pues aparece rindiendo un especial culto a la Biblia, haciendo su juramento del cargo de presidente de la nación poniendo las manos sobre la grande y hermosa biblia de su propia logia masónica. Y porque se conservan oraciones redactadas por él mismo, en las que ruega al PADRE DE LA MISERICORDIA, que envie su luz para apartar las sombras del camino de su pueblo. Y también se sabe que participó muchas veces en las eucaristías dominicales de la iglesia Anglicana y Episcopaliana de norteamérica, entidades teistas.

Creer en un Dios de Misericordia es ser Teista, y que, además, ese Dios es mi Padre, y que por lo tanto, yo soy su hijo, o soy su criatura amada, y me escucha, y puede enviarme su luz para mi entendimiento y el de mi pueblo, es creer en un Dios Providente, que puede intervenir en la vida humana, que acompaña a los humanos en su viaje por el devenir del tiempo, y que por lo tanto la historia tiene algún sentido o propósito bajo el control de Dios. Creer de ese modo, es ser un Teista, no un Deista.

La masonería acepta a los deistas en su seno, como criaturas racionales en evolución, capaces de modificar gradualmente sus convicciones y hacerlas más afines con los principios religiosos originales de la fraternidad.

Tal expansión de conciencia es la señal del auténtico y sincero buscador de la verdad. La tolerancia masónica es un intrumento pedagógico de conducción espiritual suave hacia la verdad, la que, ayudada por el rito y el simbolismo, y el estudio de los libros sagrados y la introspección, lleva a los adeptos hacia una más elevada concepción de la Divinidad, que el simple deismo en que algunos militan.

Y si no quieren modificar sus convicciones religiosas también se les acepta así, pues el landmark N° 19 de la institución así lo estipula. Son libres de ser deistas o teistas, pero la doctrina global de la masonería está establecida sobre la roca eterna del Teismo y sobre las Sagradas Escrituras del Judeo-cristianismo, la Biblia, la misma sobre la cual juró George Washington al asumir su cargo como presidente del gran país del norte.

Y es el mismo Texto Sagrado sobre el que juraron Bernardo O´Higgins, Arturo Alessandri, José de San Martín y Simón Bolivar, al asumir los cargos de gobernantes de sus respectivos paises en su momento, pues todos ellos eran masones y teistas, y por tanto piedras fundamentales en la construcción de sus respectivas naciones.

https://www.reeditor.com/columna/3741/8/cultura/la/masoneria/universal/es/teista/o/deista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada