AMIGOS DEL BLOG

sábado, 4 de marzo de 2017

¿QUE TOMO LA MASONERIA DE LOS OTROS RITOS INICIATICOS? 3 de 5

¿QUE TOMO LA MASONERIA DE LOS OTROS RITOS INICIATICOS?
3 de 5

Herbert Ore B.

El ritual puede variar conforme al Rito Escocés Antiguo y Aceptado o al Rito de York. La ceremonia es una dramatización simbólica que se practica de la misma manera desde el siglo XVIII. En ella se lleva al aspirante desde el estado profano al ámbito espiritual.

Imagen relacionada

En la iniciación el aspirante entra en el templo con los ojos vendados (símbolo de la ignorancia), después de haber pasado un tiempo en la cámara de reflexión, a donde es guiado por el masón que lo invitó a la logia. Una vez adentro se le saca la venda y el aspirante se encuentra frente a una mesa en la que hay una jarra de agua, pan y dos copas, una con azufre y la otra con sal.

El profano en el templo es interrogado por los integrantes de la logia, quienes después le revelarán los misterios de su sociedad. Su escala dentro de la organización no dependerá del aprendizaje de textos dogmáticos ni esotéricos sino de su superación moral.

Como parte de la ceremonia al iniciado se le impone el mandil blanco masónico como la más alta condecoración, símbolo de su pureza espiritual y un constante recordatorio de no manchar o mancillar a la orden con conductas impropias.

Se le da a conocer la palabra sagrada de su grado, así como la gripa correspondiente, se le impone la medalla de su taller y es proclamado y reconocido por todos sus hermanos. Finalmente todos los invitados participan del refrigerio, ágape o logia de banquete que tiene un protocolo ad hoc, donde los aprendices hacen el servicio. En ella se hace siete brindis con vino, cuyo número es igual al de los planetas que entonces conocían, así tenemos al Sol, la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno; en la actualidad respetando la simbología de los planetas se ha sustituido por los siete brindis masónicos. Así mismo no debe faltar el pan debido a que para el masón representa la piedra bruta.

Otra práctica masónica es la Adopción de Luvetones, que conforme a antiguos documentos, la Adopción de Luvetones tuvo en sus inicios el objetivo de protocolizar la protección a los hijos (varones o mujeres) de un Hermano fallecido, para que estos en su condición de "ahijados" de la logia gozaran de la protección material y moral de todos los Hermanos del Taller. Con el correr del tiempo esta ceremonia se modifica y se realiza, en vida del hermano, para así garantizar que si fallece, su familia estará. Se separan entonces varias ceremonias, la de luvetones para los hijos, la de reconocimiento para la esposa, y las adopciones en general para algún familiar desprotegido que no pueda valerse por sí mismo. La adopción en general es el proceso mediante el cual una logia se encargaba de la manutención de un menor o de un anciano, a petición fundada y motivada de un Hermano.

En esta ceremonia se inviste al Luvetón con la Insignia Masónica más importante, el mandil, emblema del trabajo, porque el deber del hombre es trabajar, pagando así la deuda que tiene para con sus semejantes. El trabajo dignifica al hombre, en tanto que la ociosidad lo degrada. La alegría que produce el cumplimiento del deber, es la mayor recompense del hombre laborioso y satisface una necesidad moral.

Como se podrá percibir la masonería ha incorporado en su rito la simbología iniciática de otras sociedades o ellas tomaron de la masonería, pero lo cierto es que la simbología de todas las iniciaciones guardan una tradición milenaria: morir para renacer.

Pero además de todo lo dicho existen similitudes entre las creencias religiosas, sus manifestaciones y formas, tanto así que las religiones y los dioses también se parecen entre si y como las iniciaciones están íntimamente ligadas a ellos nos será de gran utilidad la publicación de oldcivilizations.wordpress.com, artículo que trascribimos para nuestro mejor entender.

El hindú dice de Visnú alrededor del 1200 a.C.: “Cumpliendo una antigua profecía, nació de una virgen mediante la intervención de un espíritu santo. Cuando nació, un tirano dirigente quería matarlo por lo que sus padres tuvieron que huir. Todos los niños varones menores de dos años fueron muertos por el tirano que intentaba matar al niño. Ángeles y pastores asistieron a su nacimiento y le obsequiaron con oro, incienso y mirra. Fue venerado como el salvador de la humanidad y llevó una vida moral y humilde. Realizó milagros tales como curar enfermos, devolver la vista a ciegos, expulsar demonios y resucitar muertos. Fue condenado a muerte en la cruz entre dos ladrones. Descendió al infierno y se levantó de entre los muertos para ascender de regreso al cielo”. ¡Coincidencia con los relatos bíblicos!

Resultado de imagen para vishnu

En realidad esta similitud es con Krishna, que es la octava encarnación de Visnú, que a su vez es la segunda persona de la trinidad de la religión Hindú. Al considerar que Krishna es avatar de Visnú, podemos establecer la relación indirecta con el mismo Visnú. Y Krishna, llamado el Salvador, nació más de mil años antes que Jesús. 

En la mitología encontramos numerosos personajes que murieron para redimir nuestros pecados mucho antes de que naciera Jesús: Krishna y Buda Sakia, en India; Osiris y Horus, en Egipto; Odín, en Escandinavia; Zoroastro, en Persia; Baal y Taut, en Fenicia; Indra, en India y Tibet; Tamuz, en Siria y Babilonia; Adad, en Asiria; Alcides, en Tebas; Bedru, en Japón; Bremrillahm, entre los Druidas; Thor, hijo de Odín, por parte de los Galos; Quetzalcoatl, en el antiguo México; Adonis, en Grecia; Mitra, en Persia e India; Mahoma, en Arabia; Dionisio o Baco, en Grecia. Un aspecto común a todos los nombres antes indicados es que recibían el nombre de “hijos de Dios”. 

Horus era el hijo de Dios en Egipto, y se derivó del Tammuz babilónico. Las conexiones son realmente sorprendentes, ya que Horus y Jesús eran “la Luz Del Mundo”.

Tanto de Jesús como de Horus se dijo que eran “el camino, la verdad y la vida”. Jesús nació en Belén, la “casa del pan” y Horus nació en Annu, el “lugar del pan“. Horus “el elevado“, es un dios celeste en la mitología egipcia. Se le consideró iniciador de la civilización egipcia. Horus fue representado como un halcón o un hombre con cabeza de halcón, con la corona Doble. También, como un disco solar con alas de halcón desplegadas, sobre las puertas y en las salas de los templos; y con forma leonina como Harmajis. El símbolo jeroglífico del halcón posado sobre una percha se empleó, desde la época predinástica, para representar la idea de dios. 

Horus es un dios muy antiguo, ya conocido desde la época predinástica. Desde el Imperio Antiguo, el faraón es la manifestación de Horus en la tierra, aunque al morir se convertirá en Osiris y formará parte del dios creador Ra. Durante el Imperio Nuevo se le asoció al dios Ra, que creemos era el dios sumerio Marduk. También forma parte de la tríada Osiriaca: Osiris, Isis, Horus.

Resultado de imagen para Osiris, Isis, Horus.

Según la mitología de Heliópolis, Geb (representando la tierra de Egipto) y su esposa y hermana Nut (representando el cielo), dan vida a dos varones, Osiris y Seth, y dos mujeres: Isis y Neftis. Osiris se casa con Isis, y Seth con Neftis. La leyenda da cuenta de los innumerables enfrentamientos entre Osiris y su hermano Seth. Gracias a un engaño, Seth logra asesinar a Osiris, lo descuartiza y oculta sus restos para evitar que encuentren su cuerpo, desperdigándolos por todo Egipto. Su mujer, Isis, enterada de lo sucedido, busca cada pedazo, día y noche, por todos los rincones de Egipto. Finalmente, Isis logra recuperar todos los restos de su difunto marido Osiris, menos su pene. Isis utilizó sus poderes mágicos para resucitar a su marido Osiris, que a partir de entonces se encargaría de gobernar en el país de los muertos, la Duat.

Utilizando su magia, Isis pudo concebir un hijo del resucitado Osiris: a Horus. Al poco tiempo de nacer, Horus, hijo de Osiris, fue escondido por su madre Isis y lo dejó al cuidado de Thot, dios de la sabiduría, que lo instruyó y crio hasta convertirse en un excepcional guerrero. Al llegar a la mayoría de edad, ayudado por los Shemsu Hor luchó contra Seth para recuperar el trono de su padre, asesinado por aquél. Seth quedó como el dios del Alto Egipto y Horus del Bajo Egipto. Posteriormente Horus fue dios de todo Egipto, mientras que Seth era dios del desierto (incluyendo la Península de Sinaí, un lugar clave) y de los pueblos extranjeros. Este mito representa la lucha entre la fertilidad del valle del Nilo (Osiris) y la aridez del desierto (Seth). Más adelante dejó el gobierno a los reyes míticos, denominados Shemsu Hor, según la tradición. Como dios solar, Horus defiende la barca de Ra, con la ayuda de Seth, contra la malvada serpiente Apep. Además es el protector de Osiris en el inframundo egipcio, o Duat.

Resultado de imagen para Osiris, Isis, Horus.

Tanto Jesús como Horus eran “el Buen Pastor”. Tanto Horus como Jesús son “el cordero”. Jesús Y Horus son identificados con una cruz. Jesús y Horus fueron bautizados a los 30 años. Jesús era el hijo de una virgen, María, mientras que Horus lo era de otra virgen, Isis. El nacimiento de Jesús y Horus fueron señalados por una estrella. Jesús tenía 12 discípulos y Horus tenía 12 seguidores. Tanto Jesús como Horus eran “el Lucero Del Alba”. Jesús era el Cristo y Horus era el Krst. Jesús fue tentado en una montaña por Satanás y Horus fue tentado en una montaña por Set. Ver aquí la identificación de Set con Satanás. También Hay una piedra erguida fenicia representando a su dios del Sol, Bel o Bil, con un halo simbolizando los rayos del Sol. Y esta es la manera en que Jesús es representado, ya que se supone era también un símbolo del Sol. Llegados a este punto nos es realmente difícil hacer una distinción entre Jesús y Horus.

De todos ellos se decía que eran hijos de Dios y que murieron para redimir nuestros pecados, nacieron de una madre virgen y su aniversario era el 25 de diciembre, pero esto último es falso ya que el único dios que nació el 25 de diciembre es Mitra.

Mitra fue crucificado, pero se levantó de entre los muertos en la fecha del 25 de marzo, la Pascua cristiana. Mitra era un dios conocido en la antigüedad, principalmente en Persia e India. Mitra era el dios de la luz solar, de origen persa que pasó a formar parte del imperio romano. Se conservan diversas esculturas, en su mayor parte del siglo III. Se le representa como un hombre joven, con un gorro frigio, matando con sus manos un toro. Durante el Imperio romano, el culto a Mitra se desarrolló como una religión mistérica, y se organizaba en sociedades secretas, exclusivamente masculinas, de carácter esotérico e iniciático. Gozó de especial popularidad en ambientes militares. Obligaba a la honestidad, pureza y coraje entre sus adeptos.

Las excavaciones iniciadas en 1857 bajo la iglesia de San Clemente, en Roma, mostraron que estaba construida sobre una iglesia paleocristiana del siglo IV, y esta a su vez sobre un templo dedicado a Mitra. Por los hallazgos arqueológicos se sabe que es una religión de origen persa, adoptada por los romanos en el año 62 a. C., que compitió con el cristianismo hasta el siglo IV. Existen realmente pocos textos escritos por autores mitraístas. Se conservan algunas pinturas e inscripciones, así como descripciones de esta religión por parte de sus oponentes, entre los que hay neoplatónicos y cristianos. Buena parte de lo que ha circulado acerca de este mitraísmo se ha basado en las teorías de un erudito belga llamado Franz Cumont. Su obra titulada “Los misterios de Mitra”, publicada en 1903, condujo a aseveraciones por parte de la Escuela de la Historia de las Religiones en el sentido de que el mitraísmo había influenciado algunas prácticas del incipiente cristianismo.

Imagen relacionada

Mitra también es un dios védico de la India. En idioma sánscrito el término mitra significa “amigo”. Mitra es uno de los Aditya, los hijos de la diosa Aditi. El título de Aditya indica su clasificación de dioses solares y/o del cielo. Según el Rig Veda, Aditi es una deidad femenina, madre de todos los dioses, esposa de Kashyapa e hija de Daksha, un dios menor progenitor del universo. Se dice que ella lo contiene todo, y se le podría considerar como «naturaleza» o «diosa primigenia creadora». En los Vedas, Mitra es un dios secundario del sol, siendo mucho más conocido Surya, que sí queda bien definido como el Dios Sol en todas las escrituras en las que se le menciona. Según el Rig Veda, el Mitra védico nunca va solo, sino en compañía de su hermano gemelo Varuna. 

Mitra está relacionado con los juramentos, la honestidad y la amistad, así como es considerado como el sol del alba. No suele tener tanto protagonismo como su hermano, y por ello suele pasar más desapercibido. A veces se le confunde con Agni, aunque éste es dios del fuego, y bastante más belicoso.

En contraposición, a su hermano Varuna se le asigna la creación de rayos, tormentas, lluvias, ríos y los mundos de las profundidades. Incluso se le llega a asignar el papel de Dios de los muertos y, dentro del agua, siempre va acompañado de nagas. También en el Rigveda se menciona su papel de dios lunar o Chandra, posteriormente asignado a Shiva. Mitra y Váruna también se mencionan en los antiguos Puranas. Todo apunta a que pertenecieron al rango de dioses anteriores del período pre-sánscrito, antes de la aparición del hinduismo primitivo. En este hinduismo primitivo, el dios que ocupaba el rango de dios-sol era Surya, en oposición al dios lunar Chandra. Hay que comentar que en los Vedas, no hay mucha claridad en la identificación de muchos dioses. La razón es que, con el paso del tiempo, fueron cambiando los cultos, donde se mencionan a dioses que ya casi nadie recuerda a excepción de unos pocos estudiantes de las escrituras y algunos brahmanes. Lo cierto es que Mitra, como su madre Aditi y el resto de los Adityas, pueden ser reminiscencias de tiempos muy anteriores al establecimiento del vedismo, religión anterior al hinduismo. Actualmente en el culto hindú, los Adityas ocupan un segundo plano.

Pero los sijs y otras religiones de la India todavía creen en Surya, dejando huellas de que en su momento de auge fue comparable al culto del Dios-Sol Amón-Ra en Egipto. Todo ello viene a decir que el dios Mitra védico, como Dios-Sol no tiene en el hinduismo la relevancia que tuvo Surya. Y aunque el dios-sol Surya tuvo un papel protagonista, fue posteriormente relegado a un segundo plano por otras deidades. Las iniciaciones Mitraicas tenían lugar en cuevas adornadas con los signos de Capricornio y Cáncer, símbolos de los solsticios de invierno y verano. Mitra fue a menudo representado como un león alado, un símbolo del Sol todavía usado por algunas sociedades secretas actuales. Los iniciados en los ritos de Mitra eran llamados leones y eran marcados en sus frentes con la cruz egipcia. Los iniciados en primer grado tenían una corona de oro puesta sobre sus cabezas, representando su esencia espiritual, y esta corona se siete rayos, simbolizando los rayos del Sol, puede ser encontrada en la Estatua de la Libertad, en Nueva York. Todos estos rituales se remontaban a varios miles de años en referencia a Nimrod, la Reina Semíramis, y Tammuz, en la antigua Babilonia y Sumer. De Mitra se dijo que era el hijo Sol de dios que murió para salvar a la humanidad y darle la vida eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada